Diócesis de Matagalpa

Monseñor Alvarez, recuerda a quienes han juzgado e injuriado a la Iglesia que la puertas están abiertas:

A quienes han perseguido y flagelado a la Iglesia, monseñor Rolando Alvarez, les recordó que pueden regresar, que en la Iglesia siempre encontrarán perdón, misericordia de Dios y nunca rencor, esto lo dijo al presidir la santa Misa de clausura de la “Pre-Asamblea Diocesana” en el centro de pastoral “La Cartuja” a mediodía del 8 de noviembre, con la participación del clero y más de 300 laicos comprometidos de los Consejos parroquiales provenientes de las 28 parroquias.

Durante la homilía el Obispo reflexionó sobre el texto del día donde los fariseos y escribas murmuraban entre ellos diciendo: “Ése acoge a los pecadores y come con ellos”, en esto explicó que los pecadores que comen con Jesús según el Evangelio “somos nosotros, de hecho somos los primeros pecadores que comen con Jesús. Somos esa oveja perdida, el Señor aparta a las 99 para irnos a encontrar. Quisiera que me escuhen con el alma todos los que han permanecido al pie de la Cruz con Cristo y su madre la Iglesia: Somos esa oveja perdida por las que el Señor deja las otras y nos va a encontrar para llevarnos al redil, somos ese pecador arrepentido que ha causado alegría al cielo, que ha vuelto a la casa del Padre, somos como esa moneda que perdió la mujer y que al encontrarla le dice a sus vecinos alegrense conmigo porque encontré la moneda. Somos un pueblo que estaba perdido y ahora encontrado, que estábamos muertos y Cristo ha dado la vida nuevamente”.

En esto reiteró que se refiero a esa muchedumbre que en el campo y la ciudad en la Diócesis han permanecido fiel a Cristo y la iglesia, “somos pecadores y no podemos lanzar la primera piedra, somos de los que vuelven a la casa del Padre arrepentidos”.

El Prelado también se dirigió a quienes “nos han llevado a las plazas publicas a apedriarnos, con corazón y cariño de pastor me dirijo a quienes nos llevaron a las plazas y dijeron: Este debe morir apedriado. Me dirijo con cariño a quienes nos han juzgado y conducido al tabernáculo de la lapidación, a los que nos tiraron piedras, a los que repitieron la canción: Crucificale, Crucificale… A quienes quisieron llevarnos a la Cruz para que muriéramos crucificados pero no lo lograron porque somos indignos de morir como Cristo, indignos de tener esa gracia de experimentar la misma muerte del Señor”.

“Decirles que nosotros estamos dispuestos a dejar las 99 ovejas en el campo e ir tras ustedes. Decirles en nombre de los sacerdotes y de la muchedumbre que ha estado al pie de la Cruz que estamos dispuesto a encontrarlos y perdonarlos; vuelvan a la casa del Padre, la Iglesia sigue siendo su casa, al volver a ella no encontrarán juicios, señalamientos, piedras, flagelación o condena, van a encontrar la misericordia de Dios, por eso con la misma experiencia de sencillez que nos toca a nosotros de arrepentirnos, les digo: Vuelvan y encontrarán aquí misericordia, aunque nos hayan visto como enemigos, nos hallan flagelado nunca hemos tenido mal sentimiento, hemos orado por ustedes, hemos pedido al Padre les bendiga y les deseamos todo bien, queremos decirles que ustedes pueden causar al Señor una gran alegría”.

“Retornen a la casa del Padre con humildad y sencillez desde su corazón y el Señor que mira los corazones seguramente derramará sobre ustedes misericordia y perdón”, aseguró.

Monseñor Alvarez concluyó diciéndoles que en nombre del Señor se les ama y nunca se ha dejado de amarles. “Si un día ustedes me desconocieron como Pastor, les digo en nombre del Señor: Nunca les he dejado de conocer como el rebaño del Señor, y nunca me he dejado de sentir como Pastor de ustedes”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Comments

0 thoughts on “Monseñor Alvarez, recuerda a quienes han juzgado e injuriado a la Iglesia que la puertas están abiertas:”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>