Diócesis de Matagalpa

El único camino es la Cruz, recuerda monseñor Alvarez a dos nuevos sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa:

Dos nuevos sacerdotes fueron ordenados por monseñor Rolando Alvarez, el 24 de noviembre en las vísperas de la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, en la Iglesia Catedral San Pedro de Matagalpa, que fue colmada por fieles de diversos lugares, por los sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa y de otros puntos del país.

Los nuevos presbíteros son: Padre Sadiel Eugarrios originario de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Matiguás y el padre Carlos Zeledón, de la comunidad Piedra de Agua, parroquia San Juan Bautista de Matagalpa, a quienes el Obispo durante la homilía dirigió el siguiente mensaje:

“Sólo con Cristo, con él y en él se expresa el sacramento del orden, sólo con él se logra hacer el servicio del único eterno y buen pastor. En el Evangelio de San Juan Jesús dice: “Yo soy la puerta”, en el servicio de pastor no se puede entrar por otro lugar, hay que entrar por la puerta, el que entra por otro lado es un ladrón, el ladrón es el que busca un puesto en la Iglesia, servirse y no servir, el único camino para subir legítimamente en la Iglesia hacia el ministerio de pastor es la Cruz, no hay otro camino”.

“Entrar por la puerta que es Cristo quiere decir ir tras él, poner nuestros pies indignos en las huellas que han dejado los pies de Jesús en la Cruz, la única manera de seguir en este ministerio como pastor y la única puerta es Cristo que nos invita indignamente de nuestra parte para hacernos participes de unas breves y pequeñas gotas de nuestra sangre para que puedan caer en las grandes gotas que él ha dejado en el camino al calvario, no hay otra fuerza, no hay otro camino, no perdamos el tiempo”.

“No hay otra manera les repito más que acompañar a Jesús en el camino del calvario, crucifixión y muerte, él nos da la gracia de ayudarle a cargar hoy la cruz que lleva indignamente por los siglos de los siglos, haciéndonos participes de experimentar hoy un trozo de su Cruz, ese es el camino y puerta, el que entre por otro lado es ladrón. El rebaño pertenece a Cristo y sólo a él”.

“El misterio de la Cruz está en el centro de Cristo como pastor, en ella, en la Cruz, crucifixión y muerte encontramos la esperanza y alegría serena. Cristo se entrega asimismo todos los días en el dolor de los pobres, sufridos, de los indefensos, de los que sufren y lloran, Cristo se sigue entregando todos los días en la Cruz, en el dolor de su pueblo y este dolor en el misterio de la gracia, en el misterio de la salvación se hace sacramento en la Eucaristía, ahí él une misteriosamente el dolor del pueblo y su dolor, él se da asimismo mediante las manos indignas de los sacerdotes, por eso el ministerio sacerdotal que llevamos indignamente como un tesoro en vasijas de barro que hace presente a Cristo Eucaristía donde lleva el dolor del pueblo para hacerse sacramento, este ministerio se vuelve el centro del dolor del corazón, es como si al palpitar el corazón de un pueblo sufriente nos rodeara sangre, este es un misterio inexplicable, es como si el dolor del pueblo nos termina dando vida a los sacerdotes, y nosotros con ese dolor le terminamos dando vida al pueblo, es un intercambio de vida y de dolor, Cristo carga el dolor e iniquidad del pueblo y en ello da vida al pueblo en medio del dolor, pero también da vida el pueblo a Jesús, porque es el pueblo del Padre, por eso en cada Eucaristía existencialmente con todo nuestro ser el dolor del pueblo se santifica, nosotros le prestamos al pueblo nuestra vida indigna, configurada en el sacerdocio de Cristo para santificarnos”.

“En la Eucaristía nos sumergimos en un sólo pueblo, en el único pueblo de Dios, pastores en el único pastor que es él y su rebaño, todos sumergidos en el pueblo de Dios. Dice el Señor: ‘Las ovejas conocen al Pastor y el Pastor las conoce a ellas’, yo pensaba que nosotros como sacerdotes no conocemos al pueblo y le comprendemos por una mirada social, política, económica o cultural, nosotros pastores en el único y supremos pastor que es Cristo, comprendemos a los hombres, al pueblo con la mirada del Padre a través de Cristo, porque el padre al hacernos sacerdotes nos regala una cosa maravillosa, misteriosa su mirada, un reflejo de su mirada en la mirada de Cristo, esta es la única mirada que nosotros podemos ofrecer a los hombres, por eso en nuestra mirada alcanzan todos sin excepción, por esto Carlos y Sadiel salgan, vayan a los caminos, crucen ríos, suban y bajen montañas, crucen cercados, vayan a las plazas y mercados llevando la invitación de Dios a su banquete a todos los hombres”.

“El verdadero profeta no obedece a nadie más que Dios y se pone al servicio de la verdad. Amor y verdad son dos nombres de Dios, del profeta de Dios. El papa Francisco dice que cuando el profeta cumple su misión, en el corazón de los otros surgen dos realidades: ‘El corazón se abre y escucha o el corazón se cierra y se vuelve duro como piedra… El verdadero profeta es profeta de esperanza, abre las puertas mirando a horizontes de esperanza. La Iglesia necesita de profetas, necesita que seamos profetas, mira a Dios mira a su pueblo y es capaz de decir la verdad, termina el Papa”.

“En las vísperas de la solemnidad de Jesucristo Rey del universo a él los encomiendo, para que en esta hora nos ayude a ser buenos pastores y profetas de su rebaño. A la Inmaculada Concepción, La Purísima, quien guardó los misterios en su corazón los encomiendo Carlos y Sadiel, sacerdotes, pueblo de Dios a todos sin excepción; a la Inmaculada Concepción, La Purísima, me encomiendo yo siervo indigno a quien Jesús ha llamado a ser pastor. A ella nos encomendamos para que nos ayude a recorrer con fidelidad y alegría el camino que nos llevará indudablemente a la vida eterna. Amén”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Comments

0 thoughts on “El único camino es la Cruz, recuerda monseñor Alvarez a dos nuevos sacerdotes de la Diócesis de Matagalpa:”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>