Diócesis de Matagalpa

“La Iglesia siempre ha sido perseguida”, recuerda Obispo de Matagalpa

“La Iglesia es la madre y a la madre no se le toca”, con esas palabras del papa Francisco, monseñor Rolando Alvarez, concluyó su homilía en la parroquia de San Dionisio, donde el Obispo de Matagalpa, desarrolló su mensaje a la luz de los Evangelios proclamados los últimos días, recordando que la Iglesia siempre ha sufrido persecución por ser profeta, para esto relató lo vivido por el profeta Elías, Juan el Bautista, Santa Lucía y San Dionisio quienes terminaron donando su vida por su fidelidad al único y verdadero Dios.

Durante la celebración se Confirmaron aproximadamente 300 jóvenes, y además se dedicó la Misa a San Dionisio, cuya fiesta litúrgica es el 9 de octubre pero por realidad propia de la parroquia, ha sido celebrado el 15 de diciembre.

“Hemos escuchado en los Evangelios de los últimos días a Juan el Bautista que dice: ‘Preparen los caminos, allanen los senderos’, es más según el papa Francisco el Bautista aclaró que no es él el mesías, que ni si quiera es digno de desatar las correas de sus sandalias. Pero en el texto de hoy Juan es identificado como Elías, nosotros nos preguntamos ¿porqué Jesucristo identifica a Juan el Bautista como Elías? Tenemos que ir a la historia a revisar quien fue Elías y descubriremos un gran profeta, un hombre valiente, capaz de enfrentarse a temibles reinos como el de Jezabel, reinado temible al punto que había llegado a establecer su propia religión y comprar la conciencia de algunos profetas y hombres para que pudieran hablar al pueblo en nombre de los profetas falsos y pudieran engañar al pueblo, haciéndoles pensar que esos eran las dioses verdaderos, auténticos y que el mensaje que transmitían era el único cierto, y aquel pueblo estaba cegado y Elías llamado por Dios se levanta, cruza el desierto se va a esa región, reúne a los que trabajan para esta mujer y los desafía diciendo: Vamos a ver quien trabaja aquí para el verdadero Dios, pondremos leños e invocarán ustedes a sus dioses y yo a mi Dios, al verdadero, y aquel Dios que haga bajar fuego sobre los leños es el verdadero”, narró el Obispo.

Continuó la historia recordando que mientras invocaron a los dioses falsos no bajó fuego, pero cuando Elías invocó al verdadero Dios ardió fuego sobre el leño, así Elías termina exterminando a los falsos profetas y la reina se enfurece y ordena exterminar al profeta que huyó por el desierto y logra salvar su vida de las garras de Jezabel.

“Este espíritu de obediencia al único Dios, a la misión que encomienda al profeta, es el que posee Juan el Bautista, por eso Cristo lo identifica con Elías, al punto de ser el único que superará a Elías. Vemos a Juan no sólo predicando con poder y gloria a Dios altísimo sino que también lo vemos enfrentando a otro poderoso, Herodes, a quien le decía: ‘No te está permitido tener como mujer a la esposa de tu hermano’, Herodes respetaba a Juan pero tenía cerca a esta mala mujer, Herodías, quien logra que Herodes mande a decapitar a Juan y que envíe la cabeza del Bautista en una bandeja. Juan muere mártir por defender, decir la verdad y predicar la verdad del Dios altísimo”, recordó.

Aquí se refirió a la celebración de hace unos días en honor Santa Lucía, que fue una muchacha que proclamó al Señor, y la historia de Elías, Juan el Bautista y Lucía es la misma de los profetas y será la misma por los siglos, ya que Lucía en tiempos de la tercera persecución de la Iglesia, el emperador Dioclesano se levanta en guardia y quiere que ella de la espalda a la fe cristiana, adore a los dioses falsos y renuncie a su virginidad consagrada para el Señor, ella no cede, primero muerta antes que renunciar al Señor, a su fe cristiana y obediencia, el fin de Lucía es el martirio.

Monseñor Alvarez también dijo que ante el ejemplo de San Dionisio, patrono de esta parroquia, vemos que la historia es la misma y en el año 257 estalla otra persecución contra la Iglesia, la persecución de Valeriano contra San Dionisio, Valeriano llama al santo junto a sus sacerdotes para que adore a los dioses del imperio, y Dionisio responde: “Nosotros no adoramos a otro Dios más que al verdadero, Señor de cielo y tierra. Rezamos por Valeriano y otros gobernantes pero en cuanto a la religión sólo obedecemos a la santa madre Iglesia”, sigue Dionisio, ” ofrecemos oraciones por la paz, por la libertad de la patria pero en cuestiones religiosas dependemos solamente de Nuestro Señor Jesucristo”, por más que el emperador insistió ellos no aceptaron, y sabemos como terminó San Dionisio, entregando su vida por el Señor.

El Obispo mencionó otras palabras de San Dionisio: “Deberías sufrir por cualquier otra cosa antes de desgarrar la unidad de la Iglesia, porque de la unidad depende la seguridad de toda la Iglesia. Si vuelves con tus hermanos a la unidad, tus pecados serán perdonados, y si no puedes hacer que tus hermanos vuelvan, salva aunque sea tu propia alma”, termina Dionisio. En esto monseñor Rolando, preguntó: “¿Cuántos hermanos han herido, dañado la unidad de la Iglesia, maldecido a la Iglesia, siendo capaz de herir a la Iglesia que es su madre? ¿Cuántos han caído en las manos de Satanás y han llevado a la Iglesia, su madre, como aquella mujer adúltera a las plazas y ahí la han querido quemar? ¿Cuántos han estado listos para tirar la piedra a la Iglesia, para quemarla, para juzgarla y condenarla? Nosotros no guardamos ningún resentimiento, nada contra ellos aunque sabemos quienes son los que han levantado la mano contra su madre”.

“Una vez más a ellos les decimos: Arrepiéntanse, pidan perdón al Señor y a la Iglesia, el Señor sin duda alguna les perdonará. No los vamos a condenar porque la Iglesia es una madre y las madres saben mejor que nadie lo que es el amor maternal, una madre puede ser maltratada, agredida, ofendida por su propio hijo sin embargo la madre está ahí para perdonar todo lo que ha pasado”, aseguró.

Concluyó con las palabras del papa Francisco al final del Sínodo de los Obispos en Roma que dijo: “La Iglesia está siendo atacada en el mundo por Satanás. Nosotros somos pecadores, lo merecemos por ser pecadores, pero la Iglesia es la madre y a la madre no se le toca”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Comments

0 thoughts on ““La Iglesia siempre ha sido perseguida”, recuerda Obispo de Matagalpa”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.