Diócesis de Matagalpa

“Cristo que nace y el otro que es mi hermano, son las grandezas de Navidad”. Monseñor Rolando Alvarez en sus reflexiones para la semana:

El texto del Evangelio del cuarto domingo de Adviento según San Lucas (1, 39-45) es mariológico porque nos habla de la Virgen María, pero también cristológico porque toda la labor de la Virgen María es llevarnos a Jesús, ella nos conduce hacia Jesús.

En este día se nos recuerda la visita de María Santísima a su prima Isabel que también está en gestación y en cuanto María la saluda el niño que lleva saltó en su seno porque María transmite el Espíritu de Dios, en esto Isabel dice: “Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”, esta es una alabanza a María pero también notamos que dice: “Bendito el fruto de tu vientre”, Cristo, por eso decíamos que todo texto mariológico nos lleva a Jesús. Continúa el texto con Isabel diciendo: “¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?”, Observamos esta cristología, pues donde esta María Santísima está él, su hijo Jesús.

“Dichosa tu porque has creído porque en ti se cumplirán las promesas del Señor”, esta es otra alabanza a María porque el Señor es siempre el que seguirá cumpliendo sus promesas, el que estará reinando en todo momento.

Esta palabra nos prepara inminentemente a la navidad y en el pesebre descubriremos que la mirada de José y María está puesta en el niño Jesús, de ahí que el papa Francisco recuerda que en “Navidad no seamos nosotros el centro de ella sino Jesús”, y me hace reflexionar en ¿Cuántas navidades me he puesto yo en el centro de ella fijando la mirada en lo superficial, en luces de colores y en lo pasajero? ¿Cuántas veces ya desde Adviento nos entreteníamos en tantas cosas externas viéndolas como lo más importante? Muchas veces era nuestro yo el que actuaba y nos olvidábamos que la navidad la hace el Dios que se hace niño.

¿No será que muchas veces en nuestra Navidad éramos nosotros el centro, y el niño Dios que debía ser el primero se hacia el último? ¿No será que la Navidad la habíamos convertido en comercio, en días y noches de compras? Prácticamente nos habíamos perdido en el mundo cuando lo central es Cristo.

Claro esta situación que vivimos, a todos los niveles nos ha obligado a volver la mirada a lo esencial, el tu de Cristo y el yo de los hermanos. El papa Francisco haciendo comentario sobre la nueva evangelización dice que lo importante es dar gratuitamente a los demás lo que gratuitamente hemos recibido del Señor. Si en esta navidad ya entendemos que el centro es Cristo y los hermanos, entonces si gratuitamente hemos recibido esta conciencia compartamos. Este es el auténtico regalo que podemos ofrecer al otro en esta Navidad dando gratuitamente a Cristo y descubriendo la grandeza del otro que es humano, esa grandeza que revela Dios al mundo que se hizo como nosotros, ahí están las dos grandezas de Navidad: Cristo que nace y el otro que es mi hermano.

Concluyó recordando parte de mi homilía el domingo pasado, domingo de Gaudette, porque la mirada de Navidad debe estar centrada en Cristo y los hermanos y porque debemos profundizar más y más no sólo para este año sino para toda la vida, el auténtico significado de Navidad:

“Hermanos y hermanas: ¿Cómo olvidar el sufrimiento de las familias nicaragüenses? ¿Qué alegría viven las familias nicaragüenses? ¿Cómo vivir con ellos la alegría sin faltarles el respeto? La respuesta la da la navidad, nosotros en medio del sufrimiento, del llanto tenemos la alegría serena que da el nacimiento del Salvador”.

“Nuestra alegría no es de luces, no es la de fuegos artificiales, nuestra alegría es porque el Señor viene, ríe con el que ríe, llora con el que llora, porque Dios nos consuela con su amor, su ternura, su presencia; la ternura, el amor y consuelo son propiedades de Dios, atributos de Dios, más aún la ternura, el amor y el consuelo es Dios mismo, por eso este año nos seguiremos deseando feliz navidad”.

“Les confieso que por respeto al dolor y sufrimiento que los hermanos están viviendo he decidido desearle a mis amigos: Santa Navidad, y no porque desearnos feliz navidad sea malo, sino porque queda la pena de poder herir el sentimiento del que sufre, es más, se puede sentir irrespetado porque puede tener un llanto en su corazón, por eso personalmente he decidido desearle a mis hermanos que son ustedes, a mis amigos que son ustedes, una santa navidad”.

“La santa navidad abarca lo feliz y nos permite estar mas conscientes que la santidad viene por Dios que se hace niño. Ciertamente nos reuniremos en nochebuena, cantaremos el gloria, el aleluya en una alegría serena por Dios que se hace niño, por lo tanto la alegría a la que Dios nos llama es la santidad de su nacimiento, por eso ¿qué más podemos desear? Y si ustedes quieren pueden saludar al otro diciéndole: “Santa Navidad”, y entonces nos aseguramos no irrespetar a nadie y que nadie se sienta dolido por alguna expresión que pueda ser vivida fuera de tono”.

“En realidad Navidad es alegre, feliz porque es santa, quizás ya habíamos perdido el norte, nos habíamos acostumbrado a una felicidad demasiado superficial y el Señor a través de esta situación nos ha despertado, ha aprovechado y nos da la gracia de despertarnos para descubrirnos el auténtico significado de la navidad, la santidad de Dios hecho niño. Es bueno meditar en estos días todo esto, platicarlo con los amigos y familiares, preguntarse: ¿No será que el Señor a través de esta situación nos está permitiendo descubrir el autentico origen de la navidad, de estas fiestas que es la santidad? ¿No será que ya nos habíamos acostumbrado a noches de compras, días de regalo, gastar el dinero en perfumes? ¿No será que se nos estaba yendo de las manos y alejando el verdadero significado de la navidad? Reflexionemos”.

“Estoy convencido que la alegría a la que el Señor nos llama en este domingo es la santidad de su navidad, por eso les deseo una Santa Navidad”.

Comments

0 thoughts on ““Cristo que nace y el otro que es mi hermano, son las grandezas de Navidad”. Monseñor Rolando Alvarez en sus reflexiones para la semana:”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.