Diócesis de Matagalpa

“Sencillez y humildad espiritualidad para el tiempo de Cuaresma”, monseñor Rolando Alvarez en Misa del miércoles de ceniza, Catedral de Matagalpa:

Hoy iniciamos este camino cuaresmal y se nos recuerda que somos polvo, del polvo venimos y al polvo retornaremos. Meditaba que la gran espiritualidad que debe mover nuestro interior, toda nuestra vida, cuerpo, espíritu en este tiempo de gracia y misericordia es un espíritu de sencillez, de humildad, porque somos creatura, creación de Dios porque él es nuestro único creador y porque estamos llamados a custodiar con sensatez el lugar de ahora sin pretender ningún privilegio, protagonismo y sin buscar lugares, mucho menos buscar el espíritu mundano como dice el papa Francisco, sino con Espíritu de humildad y sencillez recordando que somos polvo y al polvo volvemos, que somos creatura.

Que hermoso es reconocerse así, hasta dan ganas de inclinar la mirada, el rostro y el corazón para no sentirnos grandes, fuertes ni poderosos, sentirnos débiles experimentarnos frágiles, limitados. Dice un poema convertido en canto: “Yo pensaba que el hombre era grande por su poder, grande por su quehacer pero ahora me doy cuenta que grande sólo es Dios”.
Que el espíritu que nos impulse en esta cuaresma sea de pequeñez como el de Francisco de Asís, por eso Cuaresma es tiempo de interiorización, que nos permite entrar en nosotros mismos.

El Evangelio del miércoles de ceniza nos propone la oración, el ayuno y la limosna. Pensaba que la oración es la actitud de quien reconoce su autosuficiencia, de quien reconoce que el único es Dios, que lo necesita, que urge estar con él, escucharle, estar cara a cara con él; la oración es propia de quien se siente necesitado, sediento y hambriento de Dios, de quien sabe que sin él encontrará vacíos, de quien reconoce que sin Dios todo queda sin sustento, todo se viene abajo, que es el único que puede sostenernos en la vida. De ahí que el hombre y la mujer orante reconoce su insuficiencia y quiere estar con quien nos ama, el Señor.

El ayuno: El papa Francisco ilumina diciendo que debe ser vivido con el espíritu del buen samaritano, un ayuno que nos lleve a inclinarnos hacia el prójimo, a salir de nosotros mismos, a tender la mano al otro y verlo como hermano; el ayuno es vivir este tiempo con sobriedad, austeridad, discreción y silencio profundo de amor, eso nos hace vivir la espiritualidad del buen samaritano inclinándonos ante quien está caído.

La limosna que es una acción nacida del corazón que se manifiesta en un amor gratuito; la limosna nos exhorta a vivir en la gratuidad del mundo, la limosna nos invita a ofrecer a todos sin exclusión el amor y no cualquier amor sino el amor de Dios y el amor tiene muchas maneras de expresarse.

Una manera profunda y radical de manifestar el amor es perdonar, perdonar al que nos ha ofendido, al que nos ha señalado, calumniado, molestado, al que ha hecho que nuestra vida sea una Cruz, perdonar al que nos hace sufrir, este perdón no tiene palabras es tan profundo, es estar en el lugar de Jesús y decir: “Padre perdónales porque no saben lo que hacen”.

El Señor nos ayude a emprender y vivir en esta santidad del Evangelio los días cuaresmales.

Comments

0 thoughts on ““Sencillez y humildad espiritualidad para el tiempo de Cuaresma”, monseñor Rolando Alvarez en Misa del miércoles de ceniza, Catedral de Matagalpa:”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>