Diócesis de Matagalpa

Nuestra esperanza está en el resucitado. Monseñor Alvarez en Vigilia Pascual

Nuestra esperanza está en Cristo resucitado y no en otro lugar, recordó monseñor Rolando Alvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa, durante la solemne Vigilia Pascual que presidió la noche del sábado santo en la Iglesia Catedral San Pedro de Matagalpa.

En la celebración administró el sacramento del Bautismo, Primera Comunión y Confirmación a adultos de la parroquia.

A continuación el texto de la homilía pronunciada por monseñor Alvarez:

“En esta noche santa resuena entre nosotros la pregunta del ángel a las mujeres: ¿Porqué buscan entre los muertos al que está vivo? ¿Porqué buscar la esperanza en otro sitio? ¿Porqué buscar la esperanza en otras personas? Si el Señor ha vencido a la muerte, se ha levantado del sepulcro para llevarnos al cielo nuevo y la tierra nueva, Cristo resucitado es entonces nuestra paz y nuestra esperanza, él atrae toda nuestra vida, todo nuestro ser, todas las fibras más profundas e íntimas de nuestro corazón al cielo, él nos llama seduce y convoca a caminar al cielo, a anhelar la eternidad, y este camino al cielo que realizamos día a día, y este camino a la eternidad a cuyo encuentro vamos nos inspira, fortalece, llena de vida y de ilusión para gestionar las cosas de este mundo.

Para nosotros creyentes la inspiración primera, la causa primordial de toda la gestión temporal, de gestionar todas las cosas de esta tierra y de este tiempo se encuentran en Cristo que ha resucitado y que a abierto entre nosotros los cielos nuevos y que ha abierto el camino hacia la eternidad. Ahí está toda nuestra fuerza y ahí radica toda la gloria de Dios derramada en nosotros esta noche.

Por eso la pregunta del ángel a las mujeres es para nosotros: ¿Porqué buscar la esperanza en otro lugar? Está pregunta se puede traducir en: ¿Cómo perder la esperanza? Como el creyente puede perderla si Cristo ha resucitado, verdaderamente ha resucitado.

En esto radica nuestra paz y esperanza, en esto radica nuestra alegría y esperanza, por eso aunque caminemos en este valle de lágrimas, aunque se levantaran tormentas de oscuridad que llegaran a poner el horizonte tan densamente oscuro de poder únicamente ver tinieblas, aunque eso sucediera, nosotros en esta noche santa esparcidos por todo el mundo celebramos la resurrección del Señor, proclamamos con fe viva y ardoroso corazón: Nunca podemos perder la esperanza.

Hay tres actitudes, entre otras, que seguramente podemos encontrar en los textos evangélicos frente al anuncio de la resurrección, el de Tomás apóstol que para creer tiene que ver y tocar, es decir, necesita evidencias del resucitado, la Magdalena que llora la partida del amado y el mismo dolor, el mismo llanto le turba el interior que no se da cuenta que su Señor no está en el sepulcro, está vivo, y los discípulos de Emaús que ante el fracaso y la frustración que les envuelve la vida, cabizbajos regresan a la aldea como quien no espera nada y efectivamente se lo dicen al caminante misterioso: Acaso eres el único que no se ha dado cuenta, ese en el que pusimos nuestra esperanza ha sido crucificado, muerto y ya lleva tres días… Hombres fracasados, pero Cristo resucitado reconstruye estas tres experiencias y les hace brillar su luz para levantarles de la muerte, de la agonía, del fracaso y de la frustración.

Hermanos: Dios nos conceda esta gracia especial de no buscar entre los muertos al que vive, de no buscar en otro sitio la esperanza, Dios nos conceda la gracia de no poner nuestra fuerza y esperanza en poderes humanos, porque la esperanza que siempre se tiene sin sufrir desgasto alguno es la esperanza en Cristo que ha resucitado, verdaderamente ha resucitado”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Comments

0 thoughts on “Nuestra esperanza está en el resucitado. Monseñor Alvarez en Vigilia Pascual”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.