Diócesis de Matagalpa

“El Buen Pastor vela y cuida por la dignidad del rebaño”. Reflexiones de monseñor Rolando Alvarez para esta semana:

Celebramos el domingo del Buen Pastor y dice Jesús en el Evangelio que las ovejas conocen la voz del Pastor, pasa como cuando un niño desde el vientre materno ya distingue le voz de la mamá, y se consolidan vínculos que no se pueden destruir, vínculos que en el cielo no pueden destruirse por ser creados a imagen y semejanza de Dios, vínculos que en la tierra no se pueden romper por la fidelidad de aquel hijo con el Padre, vínculos que en el infierno no se destruyen por el poder de Cristo muerto y resucitado, no se puede trastocar este vínculo del hijo con el Padre, es un misterio que hunde sus raíces en el misterio divino.

Dice el texto: “Mis ovejas escuchan mí voz”, continúa, “Yo las conozco y ellas me siguen”, que cosa más bella, se ha construido una relación de amor, un vínculo de lealtad, cimentado de tal forma que no existe fuerza ni en el cielo, ni en la tierra, ni en el infierno capaz de trastocar. “Yo les doy vida eterna y nadie hará daño al rebaño”, el Señor promete vida eterna y promete que nadie hará daño al rebaño del Señor, porque quien se mete con el rebaño se mete con él.

Esta es la relación que el Señor estableció entre el rebaño y él, primero conocen su voz, les sigue, les promete vida eterna y que nadie se meterá con el rebaño, todo esto lo hunde en el misterio divino, en la relación de él con el Padre, cuando afirma: “Me las ha dado mí Padre”, es en la relación con el Padre donde surge la relación con el rebaño y nadie puede arrebatarlas de las manos del Padre porque concluye el texto: “Mí Padre y yo somos uno”.

Pensaba que esta no sólo es una relación social, afectiva, sentimental, todo esto es cierto, pero no están ahí las causas primeras de esta relación, no están ahí, me atrevo a afirmar que todo eso es consecuencia de una primera y gran causa, de una causa que da origen a una relación indestructible que nada ni nadie puede trastocar y esa causa es el misterio divino, por eso el rebaño le pertenece al Padre y nadie lo puede tocar, nadie lo puede arrebatar, por eso le pertenece a Cristo el buen Pastor, sumo y buen Pastor, el Padre y el Hijo cuidan el rebaño, de ahí que las ovejas conocen la voz del Pastor y el Pastor conoce a las ovejas.

De ahí podemos decir que el Pastor en primer lugar conoce a sus ovejas, les conoce su voz y las llama por su nombre, para el Pastor el rebaño no es una masa, no es un producto social que se puede manipular a conveniencias, no, jamás, eso sólo lo hace el lobo feroz, el falso pastor que es capaz de entregar al rebaño. El Pastor en cambio vela y cuida la dignidad de su rebaño.

En segundo lugar el Pastor da la vida por sus ovejas, cuida de ellas para que el lobo feroz no les haga daño, el Pastor debe estar dispuesto a este amor extremo, y el rebaño tiene lo suyo, en primer lugar conoce la voz del Pastor y lo conoce por su nombre, sabe quién es el Pastor, el rebaño no se equivoca, el rebaño sabe que si alguien les habla y no es el Pastor no lo reconocen ni lo reconocerán, el rebaño sabe cuando la voz del Pastor llama por su nombre y el rebaño acude porque conoce su voz y sabe que el Pastor lo llama por su nombre, no hay equivocaciones, no hay.

En segundo lugar también el rebaño está dispuesto a dar la vida por el Pastor, al llegar a este amor extremo, y entonces volvemos, aunque esto tiene ribetes psicológicos y sociales no lo negamos, pero el fundamento de esta relación está en el hecho del misterio divino, que todos le pertenecen al Padre y al Hijo ahí está la explicación última y primera de porque existe está comunión entre el Pastor y el rebaño, entre el rebaño y el Pastor. Porque Dios es el Pastor del rebaño, él lo cuida y nadie arrebatará ese rebaño.

Este domingo debemos orar por las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. Si hay un joven o una jovencita que tiene una duda sobre esto debe acercarse al sacerdote, a la religiosa, al seminarista para platicar, para conversar y saber si esto viene de Dios.

En la Diócesis tenemos gracias a Dios 104 seminaristas, ya llegarán los días en que nuestra Diócesis tendrá más de 60 sacerdotes y podremos ir fundando más parroquias, es más ya hay lugares que hay tres sacerdotes atendiendo, antes había un sacerdote para tres parroquias, ahora hay tres sacerdotes para una parroquia en algunos lugares, así sacerdotes y rebaños pe hola bregrinamos a la vida eterna. Amén.

Comments

0 thoughts on ““El Buen Pastor vela y cuida por la dignidad del rebaño”. Reflexiones de monseñor Rolando Alvarez para esta semana:”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.