Diócesis de Matagalpa

Monseñor Alvarez finaliza formación permanente y sigue camino Jubilar

Monseñor Rolando Alvarez continúa el camino hacia los 25 años de ministerio sacerdotal, camino espiritual que también conlleva celebrar la Santa Misa el 7 de cada mes, por lo tanto en junio, sexto mes de camino hacia el 7 de diciembre, celebró la santa Misa con el clero de la Diócesis de Matagalpa, con quienes esta semana ha compartido la jornada de Formación Permanente.

En su mensaje recordó que en el Evangelio del día se encuentra la pastoralidad del sacerdote, que es Pastor de todos no sólo de los católicos, sino de todos sin excepción, teniendo opción preferencial por los pobres, sufridos, por los sufrientes, por el que llora, gime y siempre ha permanecido sin voz.

Por lo tanto a la luz de ese texto compartió reflexiones basándose en la exhortación apostólica del papa Francisco Gaudette Exultalte que en el capítulo 4 versículo 12 el Papa refiere a esa pastoralidad con estas palabras: Aguante, paciencia y mansedumbre.

“¿Qué es lo que vamos a aguantar? Las infidelidades y defectos de los demás, injurias, calumnias, la difamación. Aguantar que te juzguen la conciencia, descalificaciones y mal calificaciones, aguantar adjetivos que podrían destruir a una persona. Este aguante es la firmeza interior en Cristo”.

Aquí el Obispo se refirió a la justicia en el mundo interior en la que reflexionaron al iniciar la semana, justicia para aguantar y no quebrarse, para aguantar y estar de pie sólo con la firmeza interior y entorno a Dios. “Todos nosotros hemos aguantado, los sacerdotes han aguantado, pero cuando uno entiende que hay esperanza, que hay ilusiones para una mejor Nicaragua, cuando uno descubre esta nueva visión aguantando se encuentra la paz, la felicidad que ya San Agustín decía es la luz de Dios, es Dios mismo hablando, la paz que es la voluntad interior”.

“Aunque estamos en un mundo ofensivo, desde aquella voluntad interior se encuentra la mansedumbre, sólo así los sacerdotes vamos a poder ayudar al pueblo, comunicarle la urgencia de la corresponsabilidad, responsables todos a todos los niveles, todos los nicaragüenses, todos por el destino y futuro de nuestro país, todos sin exclusión, sin que nadie se sienta menos, teniendo todos la capacidad y potestad de aportar un granito de mostaza para nuestra patria, sólo así podemos seguir concientes de crear la unidad, la unidad en torno a los grandes ideales que mueve a una patria, la unidad a la que debemos aspirar los nicaragüenses en momentos de crisis, que se nos vuelven en oportunidades cruciales para no seguir cargando esos lastres que durante más de 190 años no hemos podido romper”, indicó.

Agregando que sólo así podrán decirle a pueblo de Dios que desde los grandes ideales, desde el lugar donde estemos, el campesino con su yunta de bueyes trabajando la tierra, las mujeres lavando en las quebradas, la anciana echando tortillas, los hombres y mujeres de oficina, los políticos sensatos de los que necesitamos que se pregunten ¿qué han hecho, qué se puede construir y hacer? En esto los sacerdotes debemos ir acompañando a nuestro pueblo en este caminar histórico, transmitiendo la esperanza, esa esperanza transmitida al pueblo la tenemos cierta y segura porque Cristo ha resucitado, porque “nuestro trabajo no es sociológico, menos político, es pastoral, es una mirada de pastores y el pastor es de ojos abiertos que tiene la mirada en el otro, para escucharlo y tener la mirada en Dios”.

Concluyó diciendo que si los sacerdotes son hombres de esperanza, el Papa les habla de la alegría, una alegría que nace del gozo en el Espíritu Santo, a mí me gusta hablar de una alegría serena, alegría de esperanza, de saber construir un mundo mejor. “María Santísima nos ayude en hacer estos buenos propósitos”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Comments

0 thoughts on “Monseñor Alvarez finaliza formación permanente y sigue camino Jubilar”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.