Diócesis de Matagalpa

Misa de inicio de año y Jornada Mundial de la Paz en Matagalpa

Monseñor Rolando Alvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, presidió la primera Eucaristía del año 2020, en la solemnidad de Santa María Madre de Dios y Jornada Mundial de la Paz, el miércoles 1ero de enero en la Iglesia Catedral San Pedro de Matagalpa.

Seguido de la Misa se hizo una procesión eucarística en las calles que están alrededor del templo.

En la homilía se refirió al mensaje del papa Francisco para la 53 Jornada Mundial de la Paz titulado: “La Paz como camino de esperanza: Diálogo, Reconciliación y Conversión Ecológica”. Partiendo de esto dirigió algunas reflexiones.

Dijo que el camino de la paz muchas veces es complicado y los nicaragüenses están en búsqueda del camino de la paz, de la democracia, del perdón, de la reconciliación, de la Justicia. “Es este un camino que esperamos los nicaragüenses, en el que debemos recorrer con espíritu firme y es en este camino en el que todos debemos poner el carisma, el talento, nuestra virtud”.

“El papa Francisco sigue su mensaje refiriéndose a su reciente viaje a Japón donde recuerda que el mundo quiere construir una falsa paz e impedir un diálogo sincero. Por eso hermanos es imposible construir la paz en la mentalidad del miedo y de la desconfianza, nunca el miedo será camino de la paz y nunca la desesperanza podrán llevarnos a la paz. En ese sentido los Obispo de Nicaragua en nuestro mensaje del 15 de septiembre dónde llamamos a no perder nunca la alegría y la esperanza hablamos de una crisis de confianza
y decimos: Una de las razones que están en la raíz de este malestar se debe a una crisis de confianza que se ha transformado en nuestra Nicaragua, en un virus omnipresente que contagia todas las relaciones de nuestra vida, ¡y esto sí que es reprochable! Se desconfía de la autoridad, se desconfía de las instituciones, se desconfía de las buenas intenciones y hasta de la viabilidad de los proyectos propios. Esta misma desconfianza tensiona la vida familiar, nos aleja de nuestro prójimo y crea barreras entre grupos y sectores. Por esta razón, el diálogo que necesitamos para solucionar nuestros problemas, se ve interrumpido, coartado, ensombrecido. Y hasta desconfiamos de su factibilidad y eficacia para lograr los acuerdos necesarios […] ¡Es imposible crecer en desconfianza! ¡Es imposible educar en desconfianza! ¡Es imposible amar con desconfianza! La desconfianza corta la trama del tejido humano y hace que se desplome la viga que sujeta el templo, la nación y el hogar.

“Por lo mismo, hay que enriquecer el cultivo de la confianza con la “cultura del encuentro”, que implica la actitud más activa de hacerme cargo del otro, de comprometerme con su cuidado, con su crecimiento, con su libertad, porque en la diversidad que Dios nos ha regalado está también nuestra riqueza. No se trata sólo de “tolerar” al que es distinto – actitud minimalista – sino de “celebrar” con magnanimidad nuestras diferencias, expresándolas con libertad, con cuidado y con respeto, para acrecentar la riqueza de nuestras ideas y valores. Pensemos en Nicaragua y amemos a nuestra patria, ese es el mayor bien de la vida en sociedad. Trabajar por el bien de Nicaragua es cuidar, por un lado, y utilizar, por otro, ese conjunto de instituciones que estructuran jurídica, civil, política y culturalmente la vida social, que se configura así, como nación. Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien de la patria que responda también a sus necesidades reales, teniendo la sabiduría de integrar e incluir sus heridas y desencuentros, ciertamente así seremos capaces de inaugurar una democracia más exigente y cualitativamente más robusta. Como pastores, tenemos la plena certeza de que en Nicaragua lo podemos hacer. En este sentido, animamos a los jóvenes a seguir haciendo sus aportes a la nación, con su estudio y capacitación, con sus energías y anhelos de justicia y libertad con todos los medios no violentos a su alcance. Lo hacemos con palabras del Papa Francisco, en la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Rio de Janeiro: “no se metan en la cola de la historia ¡sean protagonistas! ¡Jueguen para adelante! ¡Pateen adelante! ¡Construyan un mundo mejor ¡un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad de solidaridad!” (Papa Francisco, Discurso a los Jóvenes 27 de Julio de 2013).

“El Papa continúa su mensaje y se refiere a la paz como un punto para la memoria, la memoria que sirve no sólo para no cometer los mismos errores del pasado sino también que sirve en el camino para las decisiones de paz presentes y futuras. La memoria es necesaria, la memoria histórica de los acontecimientos del pasado, recientes y remotos no se alberga en la mente y corazón para buscar odio, señalar y dar descalificativos contra otros, contra quienes en el campo político se les ve como adversarios, la memoria histórica que no se alberga para hacer facturas en la sociedad, no se alberga para pasar la factura al que piensa diferente, no se alberga para hacer linchamientos sociales, políticos y económicos, eso sería una patología, una enfermedad de la memoria histórica”.

“La memoria para ver los aciertos, reconocer errores y no proponer nuevamente esquemas que nos condujeron a la muerte y a la destrucción sino para sugerir caminos que nos conduzcan a decisiones de paz, prosperidad y reconstrucción nacional. Decisiones que sean las bases y estructuras de la nueva Nicaragua que todos queremos y necesitamos. Sólo así podremos lograr la auténtica solidaridad entre nosotros”.

“En un tercer punto el Papa habla de la paz como camino de la reconciliación entre nosotros y vernos como hermanos. Sólo en el respeto se puede hacer el camino de la esperanza y romper la espiral de la venganza. Los Obispos franceses en 1999 emitieron un documento que titularon ‘Rehabilitar la política’ donde hablan que la autoridad debe ser para servir a los pueblos, y nosotros Obispos de Nicaragua hemos llamado la atención a no descalificar a los demás, a no descalificar al otro, a nunca descalificar, porque siempre todos tenemos algo de verdad, y a través del respeto a la verdad del otro, a su pensamiento, a su manera de ver la realidad, a su punto de vista, se llega a aproximarse al corazón, así en realidad se llega al encuentro para romper la espiral de la venganza y hacer camino de esperanza”.

“En un cuarto punto el Papa recuerda que la paz es un camino de reconciliación ecológica… Nos recuerda que cada uno de nosotros somos hermanos de la tierra porque provenimos de ella, porque según el Génesis fue Dios quien tomando un poco de barro nos da vida y vida en abundancia. Podemos afirmar que tenemos el compromiso con la tierra de cuyas entrañas hemos salido, por eso herir la tierra es herirnos nosotros mismos. Hoy todo camino de paz de reconciliación, todo camino para construir una nueva sociedad, un país con visión de nación no puede olvidar la importancia de convertirse ciertamente a Dios, a los hermanos y a la naturaleza. Sólo con esta conversión podemos en realidad hacer que un nuevo proyecto de país nazca de un corazón nuevo, de lo contrario tendríamos que recordar las palabras del concilio Vaticano ll cuando afirma: ‘Aún las estructuras más sofisticadas de este mundo, se terminan convirtiendo en injustas y opresoras cuando no nacen de un corazón nuevo, de un corazón convertido”.

Por:Manuel Antonio Obando Cortedano.

Comments

0 thoughts on “Misa de inicio de año y Jornada Mundial de la Paz en Matagalpa”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.