Diócesis de Matagalpa

La Virgen Santísima en el ministerio sacerdotal, cuarto día de ejercicios espirituales

La relación de la Virgen María con los sacerdotes, estuvo en el centro de la homilía del padre José Mosqueta, el 28 de septiembre, en la Eucaristía matutina con la que inicia el cuarto día de los ejercicios espirituales del clero de la Diócesis de Matagalpa. En primer lugar se refirió a la relación que existe entre la madre de Dios y los discípulos de Jesús: “Como no haber querido a los que serían familia de su hijo, que pensaría de Pedro el entusiasta, de Juan el discípulo amado o  la intuición de madre sobre Judas”, expresó.

El padre Mosqueta, aseguró que le gusta relacionar a la  Virgen Santísima con el Espíritu Santo. “María es siempre cercana ella ora con los discípulos pidiendo al Divino Espíritu que descienda sobre ellos, ella se asombra en el momento de la anunciación, se exulta en la visita a Santa Isabel y queda asombrada en el cantico de Simeón, esto hermanos, es la riqueza de la afectividad de la Virgen María”, explicó. A la vez agregó que Cristo dio todo por nosotros pero aún le quedaba algo, su madre, porque “la maternidad de María acompaña en su camino a la Iglesia”.

“Al darnos a María, Jesús nos deja la tarea de aprovechar a esta madre, de vivir como sacerdotes y como fieles en estrecha relación con esta señora. En el Evangelio se nos dice que desde aquel momento en que Jesús desde la Cruz nos entrega a la Virgen Santísima, el discípulo la acoge en su casa; ante esto deberíamos preguntarle al Señor: ¿Cómo puedo llevar a tu madre a mi identidad?, y esto es sencillo, hay que compartir con ella la vida, la familia, los pensamientos y pedirle que nos acompañe, es importante que la Virgen ingrese en nuestra afectividad colaborando a que seamos sacerdotes cariñosos con la gente, y ante el llamado del Papa de acoger la revolución de la ternura, María nos ayudará a tener esas riquezas en el ejercicio de este ministerio”, indicó.

Finalmente resaltó que en las apariciones de la madre de Dios, aprobadas por la Iglesia, ella se muestra cercana; en Lourdes manifiesta un rostro preocupado por el mundo, en Fátima un rostro compasivo y en Guadalupe nos recuerda que es nuestra mamá, “por eso pidamos que nos conceda un rostro de compasión, humildad y alegría”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano

Comments

0 thoughts on “La Virgen Santísima en el ministerio sacerdotal, cuarto día de ejercicios espirituales”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.