Diócesis de Matagalpa

Monseñor Alvarez, se refiere al “Ayuno Pascual”, a la liturgia del “Viernes Santo, Vigilia Pascual”, y al tiempo de la Pascua

Una invitación a hacer el “Ayuno Pascual” juntos como comunidad, hizo monseñor Rolando Alvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa, a los fieles que participaron en la última catequesis cuaresmal en la Iglesia Catedral el 21 de marzo; a la vez que extendió el llamado a todos aquellos que se unen a través de los medios de comunicación. En esta ocasión el Prelado también explicó de qué forma llama a vivir la Iglesia el “viernes santo, sábado santo y el tiempo pascual”.

Hablando sobre el ayuno, dijo que en los numerales 1251 y 1252 del “Código de Derecho Canónico”, se menciona que todos los viernes se debe estar en penitencia que implica mortificación, pero el derecho además se detiene a explicar la abstinencia  de la carne roja. “Aquí hay varias cosas a considerar, pues miles de nicaragüenses no comen carne ni ese día ni otros por falta de posibilidades, y con esto la Iglesia lo que quiere no es atarnos a eso, sino proponernos medios de salvación, por lo tanto abstenerse de algunos alimentos debemos analizarlo desde nuestras posibilidades porque tampoco podemos pretender ser tan legalistas como los fariseos, es más si usted quiere comer carne roja, coma todo lo que quiera con tal no coma carne humana, juzgando, calumniando y hablando del otro”, indicó.

Seguidamente agregó que los días litúrgicos del ayuno son el “miércoles de ceniza” y el “viernes santo”, y por supuesto si alguien desea seguir la práctica del ayuno otros días del año, lo puede hacer. Refiriéndose a los tipos de ayunos afirmó que unos consisten en alimentarse en uno o dos tiempos, y otros de alimentarse solo con un poco de verduras o frutas pero acompañado de mucho líquido, porque de lo contrario puede afectar la salud. En este punto recordó que los llamados a ayunar son las personas entre 14 y 59 años.

A continuación monseñor Rolando José, aseguró que el viernes y sábado santo se vive como un solo día por el silencio de la pasión, muerte y resurrección, por tal razón hay una tradición antiquísima que consiste en que el ayuno del viernes se rompe hasta el sábado con la celebración de la vigilia pascual, “por eso quiero invitarlos a que hagamos juntos nuestro ayuno pascual, los que tienen entre 14 y 59 años, para esto les propongo lo iniciemos después del almuerzo del viernes santo y lo terminemos con el ágape después de la vigilia pascual del sábado; este ayuno nos hace estar con Cristo que ha padecido, que está en el sepulcro y nos hace además esperar la alegría de la resurrección, ¿están dispuestos a hacerlo? Les invito porque crecerán profundamente espiritualmente; hagan la prueba y verán que bueno es el Señor”.

“También quiero proponerles que el sábado santo nos reunamos a las 11 a.m. para rezar los Laudes, estamos claros que no es esa la hora pero lo haremos por conveniencia pastoral”, reiteró.

Por otra parte exponiendo sobre el “viernes santo”, mencionó que por la mañana se celebra el vía crucis, que es un medio espiritual para contemplar los misterios dolorosos de la pasión del Señor, un momento de penitencia y mortificación de los pecados pero no es la celebración litúrgica de la pasión del Señor, esta se celebra en la tarde donde se reviven y actualizan los misterios de la pasión, eso no ocurre en el vía crucis que es ejercicio espiritual.

“Durante los oficios de la pasión, la procesión de entrada se hace en silencio, no por duelo ni luto porque Cristo resucitará, sino para continuar el silencio del despojo de Cristo que inicia el jueves santo después de la Misa de la cena del Señor, y ese día (viernes) el Obispo no usa el anillo episcopal, queriendo significar el despojo del que es objeto la Iglesia, y tanto el viernes como el sábado santo es el único día en la historia que no se celebra la Eucaristía, porque es la penitencia más profunda que puede hacer la Iglesia, ese sacramento significa la entrega y resurrección de Cristo, por lo tanto ese día como penitencia profunda no celebramos Misa”.

..

Siguiendo con la liturgia de los “Oficios de la Pasión”, recordó que el Evangelio es la pasión del Señor según san Juan, luego viene la homilía, la oración de los fieles que es una oración universal donde se ora por todas las necesidades del mundo, luego viene la “Adoración de la santa Cruz”, al punto que podemos decir “que este es el único día y momento en qué nosotros adoramos la Cruz, no es adorar literalmente el leño de la Cruz que te coloca el sacerdote, es adorar real y auténticamente el misterio de la Cruz donde somos redimidos”.

Luego viene la Sagrada Comunión, porque aunque “nos abstenemos a celebrar la Eucaristía, si se distribuye a los fieles la comunión, así se continúa el silencio de la pasión del Señor que al finalizar los oficios se convierte en el silencio del sepulcro de Cristo. El viernes y sábado santo es como un solo día porque ese silencio se extiende hasta concluirse con la vigilia pascual”, reiteró.

Enumerando las partes de la “Vigilia Pascual” monseñor Alvarez, expresó que se inicia con el lucernario y la bendición del fuego, las luces en el templo están apagadas porque se sigue en silencio y se proclama a Cristo como alfa y omega, principio y fin. En la liturgia de la Palabra son siete lecturas las que escuchamos del Antiguo Testamento, una epístola del nuevo testamento y el Evangelio, ¿por qué tantas lecturas? Porque en ellas se encuentra la historia de la salvación.

 Al llegar a la liturgia Bautismal dijo que se hace el Bautismo porque es la noche por excelencia de ese sacramento, el Bautismo “nos introduce en la Iglesia, en el pueblo cristiano, por eso es un sacramento pascual, de paso, de la muerte del pecado a la vida de la gracia”.

“Se concluye con la liturgia Eucarística y el Ágape, si estábamos ayunando antes ahora rompemos el ayuno en la fiesta de la resurrección… Iniciamos la octava de Pascua que son 8 días, porque es tanto el gozo que no basta un solo día para festejar a Cristo resucitado, finalmente llegan los 50 días de pascua cerrando con Pentecostés que significan precisamente 50 días de paso, y se celebra al terminar este tiempo, la solemnidad de la venida del Espíritu Santo”

“En pascua y días de fiesta no se ayuna, por ser alegría, pascua es resurrección”.

Por: Manuel Antonio Obando Cortedano

Comments

0 thoughts on “Monseñor Alvarez, se refiere al “Ayuno Pascual”, a la liturgia del “Viernes Santo, Vigilia Pascual”, y al tiempo de la Pascua”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.