Diócesis de Matagalpa

Reflexiones de monseñor Rolando Alvarez, en la fiesta de Jesús sumo y eterno sacerdocio, el jueves 8 de junio

Celebramos a Jesús, sumo y eterno sacerdote, una fiesta en la que me identifico con el Señor porque él es el sumo sacerdote y me hace partícipe de ese sacerdocio. El sacerdocio de Cristo consiste en que él es el puente entre Dios y nosotros, hablándole a Dios de nosotros y a nosotros de él para que conozcamos la misericordia del Padre.

Jesús es sumo pontífice porque en la cruz ha unido al cielo con la tierra, con su muerte abre las puertas para la vida eterna, por eso ha querido que su sacerdocio se perpetuará en la Iglesia porque gracias a ella entramos en la obra de reconciliación que el Señor ha realizado con el Padre, para que vivamos la comunión con él, para vivir la salvación de Cristo cada día, y esto lo ha hecho confiando su sacerdocio a hombres mortales como nosotros.

Cada una de las acciones ministeriales de un sacerdote, son acciones salvíficas porque en ese sacramento que administra el sacerdote cada persona está siendo salvada, a pesar de nuestros pecados Cristo ha querido que participemos de su sacerdocio, por eso San Pablo dice que “llevamos este tesoro en vasijas de barro”, y aunque el sacerdote sea pecador siempre la gracia de Dios fluirá porque ahí no se está haciendo la redención del sacerdote, sino la de Cristo, no soy yo el que salva, es Jesús en la persona del sacerdote quien salva y santifica.

El católico que comprende esto comprende la belleza del sacerdocio de Cristo, y recuerden que no hay muchos sacerdocios, hay uno solo el de Cristo quien es el pontífice, el puente, el que actúa, el que hace la obra, nosotros lo que somos es participes del sacerdocio del Señor.

Hermanos, ustedes de mi no reciben sanación o liberación, eso lo reciben de Jesús, los ministros consagrados lo único que hacemos es prestarle nuestra vida al Señor que ha querido poner ese don en nosotros para que bajen sus torrentes de agua viva y lleguen a ustedes.

Comments

0 thoughts on “Reflexiones de monseñor Rolando Alvarez, en la fiesta de Jesús sumo y eterno sacerdocio, el jueves 8 de junio”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.