Diócesis de Matagalpa

Servir al Señor no es una obligación si no que es un privilegio, dice Mons. Álvarez

La comunidad San Jorge de la parroquia Nuestra Señora de Fátima de Rancho Grande,  una de las parroquias más lejanas de la diócesis de Matagalpa fue visitada este 26 de marzo por  su obispo Mons. Rolando José y del párroco el P. Pablo Espinoza.

A su llegada a la comunidad el obispo saludo cariñosamente a cada uno de los fieles que le esperaban con mucha alegría. El obispo junto a toda la comunidad caminaron cantando alabanzas a Dios dirigiéndose a la capilla donde se celebró la misa.

En su reflexión el pastor de la grey de la diócesis Matagalpense, expresó que la manera que Señor vino a perfeccionar el Nuevo Testamento fue con el servicio. El problema del mundo es que espera que los cristianos demuestren el poder de Dios presumiendo de ese poder. Nosotros estamos llamados a seguir perfeccionado la ley y los profetas. Con el servicio debemos de ser un pueblo de servidores por lo que debemos de preguntarnos qué servicio estoy dando en la Iglesia.

Mons. Álvarez declaró que la historia de salvación la vamos construyendo todos. El obispo, los sacerdotes, los laicos están siendo animadores de la obra de Dios y que servir al Señor no es una obligación si no que es un privilegio.

En la celebración liturgia nuestro pastor administró los sacramentos del bautismo, de la confirmación y del santo matrimonio.  Mons. Rolando José se convirtió en el primer obispo diocesano en visitar esta comunidad cristiana.

Comments

0 thoughts on “Servir al Señor no es una obligación si no que es un privilegio, dice Mons. Álvarez”

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.